Los fondos tantean las inmobiliarias de cajas como plataforma de compras

Fuente: Cinco Días

Las amplias plataformas inmobiliarias que la banca nacionalizada creó para dar salida a su pesada carga de ladrillo están ahora en venta. Obligadas por Bruselas a ir soltando lastre, y una vez traspasado el grueso de sus activos a Sareb, Bankia, Catalunya Banc y Novagalicia han puesto en marcha una proactiva estrategia de comercialización de sus servicios inmobiliarios que, a tenor de los comentarios que circulan por el mercado, ha despertado el interés de no pocos fondos de inversión internacionales. Si consigue acordar un precio, el capital riesgo está dispuesto a utilizar las inmobiliarias de la banca nacionalizada como pista de aterrizaje en el mercado español de activos tóxicos, concuerdan los analistas del sector.

“Son operaciones que tienen sentido para fondos inmobiliarios básicamente. A quienes están intentando entrar les interesa tener una plataforma para otras operaciones”, explica Ernesto Tarazona, asociado de la consultora inmobiliaria Knight Frank y director de residencial y suelo. “El día de mañana, el que quiera optar por los activos de Bankia, que no son solo los inmuebles, sino sus participaciones en inmobiliarias como Realia, etc., les interesará tener un servicing, estas plataformas de gestión de activos”, continúa. “Los principales fondos pueden estar interesados en estas operaciones. Tendrán que ver qué tienen estas plataformas detrás y si las entidades tienen activos prime, o no, pero para cualquier comprador, sin equipos en España, les puede interesar quedarse esos en vez de crear una plataforma desde cero”, concluye.

Captura cinco días

Bankia es, de momento, la entidad que más avanzada tiene la venta de su filial inmobiliaria, Habitat. Tras contratar los servicios de Goldman Sachs para la operación, la entidad está recibiendo ya ofertas en firme por su plataforma, según se ha informado a la plantilla de esta, integrada por unos 500 empleados. Catalunya Banc, por su parte, confirma que también ha puesto a la venta CX Inmobiliaria, por la que ya habría recibido casi una decena de ofertas. La unión de cajas catalanas contrató a N+1 para apoyar la operación e intermediar entre potenciales compradores. La plataforma cuenta con unas 200 personas.

Entre las firmas internacionales que están tomando posiciones en las distintas pujas, según confirman fuentes del mercado, se encuentran Morgan Stanley, Cerberus, NorthLink, Fortress o Apollo.

“El interés es puramente de los fondos, que ven estos servicios como plataforma para la compra de activos”, concuerda Mikel Echavarren, consejero delegado de la consultora inmobiliaria Irea. “Difícilmente van a poder pujar por paquetes de deuda o activos sin una plataforma eficiente de venta”, prosigue Echavarren, que advierte, no obstante, que “como no tengan estructura de financiación del propio banco, lo tendrán difícil”. En su opinión, para los fondos será fundamental llegar a un acuerdo con la entidad que les venda su servicio inmobiliario para que “se comprometa a financiar a los compradores”. “La gracia de estas ventas estará en la letra pequeña”, avanza.

Así, cada potencial comprador tiene una idea del modelo de plataforma y las condiciones que está buscando. Novagalicia, por ejemplo, va más allá que las otras nacionalizadas y busca vender no solo la plataforma inmobiliaria sino todo el área de gestión de crédito y activos. Se trata de Ugas, la unidad de gestión de activos singulares, que cuenta con unos 900 empleados frente a los 120 de ellos que se dedican únicamente al ámbito inmobiliario. “El proceso está en marcha, en los últimos meses se ha detectado interés por parte de posibles compradores”, relatan fuentes cercanas a Novagalicia, que señalan a “operadores que ya se dedican a la gestión de activos y recuperación”. De hecho, estas mismas voces revelan que con algunos de los postores se está negociando la venta conjunta de la unidad de gestión y de un buen paquete de activos que la entidad conserva en balance.