La mora se desboca antes del test del BCE

Madrid, 19 febrero 2014 (EL MUNDO).- Los bancos están «reconociendo la realidad» un año después. Así justificó ayer Luis de Guindos la disparatada tasa de morosidad con la que el sistema bancario cerró sus cuentas en 2013. Nada menos queun 13,7%, tomando como referencia a la banca, los nuevos grupos bancarios creados a partir de las antiguas cajas y las cooperativas de crédito.

En total, la mora del conjunto del sector se situó en un 13,6% el pasado mes de diciembre, por encima del 13,08% que registró un mes antes, atendiendo a los últimos datos facilitados por el Banco de España. La evolución de los morosos creció más en el último trimestre del año como consecuencia de la reclasificación que los bancos tuvieron que hacer de sus créditos refinanciados. Sólo en esos tres últimos meses, la cifra registrada aumentó un 5%.

La tasa de morosidad llegó al 13,6% en diciembre

El volumen de créditos morosos, es decir, los impagados, se disparó un 17,8% en el último año, tomando como referencia las entidades de crédito, y cerró 2013 con 191.595 millones de euros catalogados de dudoso cobro. En cuanto al crédito, disminuyó un 9,4% en el mismo periodo, registrando 1,39 billones en diciembre. En el sector en general, incluyendo los establecimientos financieros de crédito, los préstamos cedieron un 8,5% entre enero y diciembre, llegándose a contraer un 1,62% en sólo un mes -entre noviembre y diciembre-, y el crédito se situó en 1,44 billones, frente a 197.045 millones de dudosos.

Sin duda, secuelas difíciles de corregir a corto plazo de cara a los próximos exámenes a los que el Banco Central Europeo someterá a las entidades y en los que revisará el deterioro de las carteras crediticias. Hay expertos financieros que consideran que «el sistema español debería mostrar una buena imagen» en ese ejercicio, porque «el punto de partida es mejor», en relación a las pruebas que pasó la banca en 2012. Sin embargo, la clave está en si el examen se centrará en la revisión de carteras pequeñas, es decir, hipotecas y créditos a pymes, ya que «eso podría dar alguna sorpresa en España», reconocen las fuentes.

Un 70% de las empresas ve reducir su crédito

A excepción de Santander, BBVA y Bankinter, el resto de entidades supera el nivel del 10% de morosidad. El Popular tiene una mora que se sitúa en el 14,27% y Bankia, un 14,65%. Sabadell está en el 13,63% y CaixaBank se sitúa en el 11,66%. El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, no dudó ayer en tranquilizar a los mercados y a la opinión pública al asegurar «que estamos cerca del fin de estos incrementos». Lo mismo hizo el ministro de Economía desde Bruselas, donde advirtió que la tasa «irá mejorando en próximos meses».

En palabras de Linde, el problema es que España tenía «una economía fuertemente bancarizada» que «se tradujo en un excesivo crecimiento del crédito bancario». El gobernador reconoció que un 70% de las empresas vio reducir su crédito. Es más, precisó que «conforme la recuperación se vaya consolidando», empezará a fluir el crédito.

Ahora toca corregir el sobredimensionamiento del sistema bancario, ya que sólo así estará en mejores condiciones para dar crédito.